02 enero 2006

ANTONIO CABEZAS: DE JESUITA A JAPANÓLOGO

Originalmente publicado en el periódico El Fantasma del Conquero nº 3 (Marzo de 1999)

Antonio Cabezas García nace el 17 de Febrero de 1931 en La Palma (provincia de Huelva), a cuyo nombre, él mismo nos comenta, “el Gobierno de Primo de Rivera le añadió la coletilla del Condado en 1928, cuando en realidad La Palma nunca ha pertenecido al Condado de Niebla”.
Antonio vino al mundo el Martes de Carnaval de 1931, a las tres de la tarde, y cuenta la anécdota de que “ese día y a esa hora, España no tenía Gobierno. Dámaso Berenguer acababa de dimitir y al poco de nacer yo, entró Juan Bautista Aznar”. Antono Cabezas crece, pues, en la España de Aznar, aunque no sea el que todos conocemos hoy en día.
Antonio Cabezas fue bautizado el 14 de abril, el primer día de la República: “fue por casualidad, por enfermedad de mi madre no pudo hacerse antes”.
Tras la Guerra Civil, Antonio y su familia abandonaron Huelva. Marcharon primero a Valencia y luego a Francia. Posteriormente volvieron a Huelva.
Antonio Cabezas pertenece a la tercera promoción de los Maristas de Huelva, y vio como el Colegio pasaba de la calle La Fuente a Isaac Peral, y de ahí a la calle San Andrés, la última antes de la ubicación actual.
En 1949 ingresó en los Jesuitas y solicitó ir de misionero a Japón. Primero estuvo en Irlanda para aprender inglés y filosofía, entre 1954 y 1957. En Irlanda se encontró por primera vez en una comunidad internacional. El 6 de agosto de 1957 llega a Japón, coincidiendo con el decimosegundo aniversario de la explosión de Hiroshima.
Durante seis meses estuvo enseñando español a los soldados norteamericanos: “todavía no dominaba el japonés, pero sí el inglés”, comenta Antonio.
Posteriormente, y durante dos años, estuvo estudiando japonés en la Casa de Lenguas de Japón. Más tarde entró como Profesor de Latín y Filosofía en la Facultad de Teología de la Universidad de Sofía, en Tokyo: “aquello era el equivalente a nuestros seminarios; mis alumnos eran futuros sacerdotes”. También allí, el mismo Antonio estudió Teología, “teniendo como compañeros a mis propios alumnos”.
En 1961 entra a formar parte del Club de Kárate de la Universidad de Sofía.
Por fin, en 1964 se ordena como Sacerdote Jesuita. “Pero no era tan sencillo, a la ordenación seguía un año de estudios de Teología, seguido de otro de meditación en Hiroshima, casualmente en una casa en la que había vivido el Padre Arrupe”, recuerda Antonio Cabezas.
En 1966 es destinado a Shimonoseki como ayudante de una parroquia. “Además seguí con el kárate, con el profesor Shiokawa, que era cinturón negro noveno dan”.
Antonio Cabezas cuenta con orgullo que “junto al gaditano José María Espinosa fui el primer español que hizo kárate. Posteriormente, en 1966, empezó el Rey Don Juan Carlos, que todavía era Príncipe de Asturias, por consejo de su cuñado Constantino de Grecia”.
De todo esto queda constancia escrita porque el antiguo diario Odiel publicaba mensualmente y a toda página una crónica enviada desde Japón por Antonio Cabezas: “lamentablemente no conservo ningún recorte debido a mis continuas mudanzas”.
Solicitó permiso a Roma para abandonar la Orden Jesuita, y desde 1967 trabajó como Profesor de Lengua y Cultura Españolas en la Universidad de Estudios Extranjeros de Kyoto. “Allí fue donde mis colegas me animaron a traducir obras del japonés al español”. Estas clases las impartió durante treinta años, y actualmente es Profesor Emérito de dicha Universidad.
Desde mucho antes de que se pusiera de moda el manga en todo el mundo, Antonio Cabezas cuenta en su haber con traducciones de obras literarias japonesas tan importantes como Un Puñado de Arena, de Takuboku (la primera traducida por Antonio); Manioshu, la primera obra conocida escrita en japonés; y Cantares de Ise, entre otras muchas.
Antonio Cabezas García es uno de los más importantes japanólogos españoles, y en su carrera ha conocido a gente como Fernando Sánchez-Dragó, “en un congreso de hispanistas, cuando Fernando todavía no era famoso”.
En 1996 el Rey le otorgó la Encomienda de la Orden de Isabel la Católica en reconocimiento a sus trabajos de docencia y sus publicaciones
En la década de los 90, Antonio se dedicó a escribir estudios sobre la cultura y la literatura japonesas. Tampoco se olvidó de Huelva porque junto a su hermano Manuel hizo un estudio sobre el fandango de esta provincia y tiene inédito, esta vez en solitario, el libro Magia, Misterio y Mensaje del Rincón Onubense, en el que habla de Huelva desde el punto de vista de una persona que ha estado lejos de ella durante cincuenta años.
En Junio de 2003 el Emperador del Japón le otorgó la Condecoración de la Orden del Sol Naciente, Rayos Dorados y Roseta. La ceremonia, en la que, además de muchas personalidades, amigos y familiares de Antonio, estuvo presente quien esto escribe, se celebró en la Urbanización Puerta de Hierro de Madrid, en el Palacio del Embajador del Japón.

11 comentarios:

Chacal dijo...

Quedé pendiente de hacerte una visita y he cumplido. Felicidades por el blog, lo vendré a visitar siempre que pueda.

Noe_Izumi dijo...

Genial repasito a su vida :) Y bien redactado.

Juan A. Sánchez dijo...

Lamentar profundamente el fallecimiento de este gran profesor y mejor persona. Con tu permiso "tomo" tu artículo para ponerlo en mi blog.

Juan A. Sánchez dijo...

Lamentar el fallecimiento de este gran profesor y mejor persona. Compartimos muchos buenos momentos con él, y aun por separado. Con él se nos fue una de las cabezas mejor "adornadas" de España.

Con tu permiso tomo tu artículo y lo publico en mi blog.

AFA dijo...

Conocí al profesor Antonio Cabezas con motivo del Simposium celebrado en la Universidad de Salamanca sobre el 5º centenario de la llegada de Francisco Javier al Japón.

La humanidad que reflejaba su persona unida a la alegría de su espíritu hicieron que me sintiera un pequeño insecto a su lado.

Con tu permiso deseo utilizar parte de tu artículo en el blog de la AFA.

Gerardo Macías dijo...

Claro, que sí... cualquier referencia a Antonio Cabezas de las que hay en mi blog las puedes publicar citando su procedencia. Creo que a mi amigo y maestro Antonio Cabezas que en paz descanse le habría parecido bien.

xtine dijo...

Sólo quería decir que el Profesor Don Antonio Cabezas García nació el 17 de Febrero de 1931.

Gerardo Macías dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gerardo Macías dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
xtine dijo...

El Profesor Antonio Cabezas entró como profesor de Latín y Filosofía en la Facultad de teología de la Universidad de Sofía, en Tokyo no en Kyoto.

xtine dijo...

Permitame publicar en tu blog una noticia. Una Asociación Cultural de Valencia le otoga un premio "post mortem" al Profesor Antonio Cabezas. Es un premio de reconocimiento por su labor importante en la cultura japonesa.

¡Qué pena que no hay profeta en su propia tierra!

Muchas gracias.